Pon un viaje en tu lista de propósitos del nuevo año

Que viajar en familia sea uno de los nuevos propósitos para el próximo año
Acaba el año y empiezan los buenos y nuevos propósitos. Y los viajes y todo lo que ello conlleva, la aventura de descubrir, de ensanchar el mundo, de compartir vivencias y de beber de tantas culturas, brillan en el horizonte de los nuevos deseos. Sobre todo para quienes no entendemos la vida sin viaje porque no la concebimos de otra forma, pero también para ti que aplazas ese sueño porque a la hora de priorizar el disfrute queda demasiadas veces relegado.

En la lista de propósitos del nuevo año te propongo que incluyas como mínimo un viaje y si tienes hijas e hijos que sea un viaje para compartir en familia, un viaje que os unirá antes, durante y después de la aventura, y que tejerá un hilo a vuestro alrededor a primera vista invisible pero que con los años irá materializándose en todo lo aprendido y vivido juntos. Porque al final del viaje, o lo que es lo mismo de la vida, eso es lo que queda, lo que permanece: la emoción de ese momento diferente, especial y único.

LISTA DE VIAJES
Japón fue el protagonista de los desayunos Lonely Planet y hay mil y un motivos para aventurarse a conocerlo.

Regalar libros de viajes o guías de destinos es una buena forma de empezar a armar el sueño. Así lo pensaba el otro día cuando en los desayunos de Lonely Planet tuve en mis manos la guía de Japón. Los cuatroabordo todavía no hemos recalado en esta joya asiática que sin duda forma parte de nuestra lista de viajes a futuro, pero soñar el próximo viaje, sin fecha pero con el deseo de hacerlo, ya es un regalo previo al máximo disfrute que es vivir el viaje, algo así como el que se toma un aperitivo para ira abriendo boca, para deleitar al paladar antes del banquete.

Todos los años mi hija pequeña me acompaña un día a Fitur libreta en mano con su lista de futuribles pero cuando salimos de la feria de viajes, muchos de sus destinos han cobrado todavía más fuerza pero la lista sin duda ha crecido en número y ganas. Lo interactivas que sean las oficinas de turismo tienen también parte de culpa en ese increscendo... que asusta cuando sales con las ganas de tomarte un año para viajártelo entero.

VIAJE EMOCIÓN

Acabamos de regresar de Dinamarca y Suecia, de compartir unos días especiales con la alegría añadida de la Navidad en calles y mercados, de disfrutar de la experiencia de atravesar el puente-isla-túnel de Oresund, de recordar lo bien que lo pasamos juntos y de ratificar que la familia que viaja unida siempre lo estará porque hay una suerte de complicidad que solo se teje con cada nuevo viaje.

No te lo pienses y haz tu lista, deja de priorizar tantas cosas materiales, sacúdete la pereza y bola del mundo en mano, atrévete a desear. Pon un viaje en tus propósitos para el nuevo año y no te arrepentirás porque no hay mejor inversión. Las emociones son tan inmateriales como tangibles en los corazones.

Marina IZQUIERDO