Feria del libro en familia, viajar entre páginas

Gatas y gatos invitan a leer este mayo y junio en la Feria del Libro de Madrid

La primavera saca los libros a la calle para celebrar la fiesta de las letras en esa comunión entre quien edita, quien escribe, quien asesora y quien lee en la que se convierte cada feria del libro. Las librerías trasladan a parques y jardines sus joyas más preciadas, las novedades, los clásicos, la ilusión renovada de un año más. Ese ir y venir, llevar y traer de las plumas de siempre, de las nuevas promesas, conviviendo las todopoderosas editoriales con la savia nueva de las que empiezan imprimiendo fuerte. Cultura e industria en esa simbiosis que borra fronteras como grafías borrosas en tierra de nadie. Una fiesta que en Madrid sobre todo este año no se pierden ni las gatas ni los gatos ;)


Quienes amamos a los libros, y somos muchas y muchos, estamos de celebración
Una gran fiesta que para seguir siéndolo necesita también savia nueva pero del árbol que empieza a crecer, de esas NIÑAS Y NIÑOS aspirantes a contumaces lectores. Y así como la musa te tiene que pillar trabajando, el lector se hará si tiene libros a mano, al alcance de sus ganas de crecer, a la vista de una familia que lee, de un profesorado que sabe inocular esa fiebre que solo remite entre la soledad acompañada de unas páginas, de una sociedad que sabe que solo leyendo se curará de la sinrazón de la intolerancia, que sabrá alimentar el criterio como la empatía y el amor por la Cultura porque es consciente que lo de aprender es para siempre y que preguntarse significa que estamos vivos.

La Feria del Libro siempre trae novedades, como estas mis Mujeres Fuertes, teatro infantil en homenaje a Gloria Fuertes y para reivindicar de su mano tantos referentes femeninos todavía hoy ausentes en los libros de texto 

Si llevas a tus hijas e hijos a la feria, a tus nietos, a tus sobrinos, a tus estudiantes, a esas niñas y niños que empiezan a auparse a las casetas a la búsqueda de las aventuras que esconden no solo disfrutará de la experiencia sino que querrá repetir. Y algún día de adulto recordará el niño que fue quizá también de la mano de otro lector en ciernes.

Gloria Fuertea, la poeta más intergeneracional, brilla como nunca en tantas casetas en esta feria del año de su centenario


Si conseguimos que niñas y niños entren en una librería, que visiten una caseta de feria de libro con el mismo entusiasmo que una juguetería estaremos asistiendo a la magia del nacimiento de un lector para siempre, de una personita que nunca estará sola sino acompañada por un universo de nociones y emociones. Porque como escribía la poeta Emily Dickinson “para viajar lejos no hay mejor nave que un libro”





Feliz feria del libro en FAMILIA estés dónde estés.

Marina IZQUIERDO