Barcelona Marca España Turismo Familiar

Barcelona es hoy una marca que emociona, la ciudad turística por excelencia que el turista quiere conocer en España.
-Where are you from?
-Spain.
-Oh, I love Barcelona!!!!

Automático. Daba igual el país y la nacionalidad de los preguntantes, oriundos o parte de la multicultural colonia "expat". Jóvenes, adultos y por supuesto familias. En estos quince años de vivir y trabajar por el mundo, he podido comprobar cómo la admiración sobre la capital catalana no ha hecho sino crecer. Hasta el punto de que para muchos España se reducía a Barcelona con la asociación directa en el subconsciente que solo logran las grandes marcas. Porque eso es lo que ha hecho Barcelona tremendamente bien: una marca turística de primera. 

Ingredientes no le faltan, cierto, pero ha sido el marketing y una visión internacional a largo plazo la que la han situado donde hoy está, en la cima del turismo nacional y europeo y una imprescindible entre las top mundiales. La Barcelona que se presentaba al mundo en la Olimpiada del 92 como una ciudad vanguardista inauguraba al mismo tiempo y con la complicidad del resto de España su ascensión a los cielos del turismo en todas sus variantes. Por aquel entonces estudiaba yo en Londres y recuerdo mi juvenil indignación ante un artículo en una revista que decía a doble página algo así como “si estás pensando en la siesta, en el burro y la abuela de negro eso es España pero no Barcelona” Empezaba la leyenda.

Tanto que hoy pronunciar la palabra España en el extranjero suele contar con una réplica clara: la palabra BARCELONA pronunciada con el deleite y las ganas de conocerla o repetirla. Eso tiene la Marca emoción, esa marca con la que se identifican los sueños.

GANCHO TURÍSTICO


Las mujeres son las primeras en diseñar los viajes en familia pero también las que se animan a escaparse un fin de semana con amigas con la cultura, el shopping y algún momento relax spa para desconectar y cargar pilas. 


Siempre que he asesorado a familias en sus escapadas a España,  Barcelona  ha sido el lugar más demandado, el destino principal de la escapada, un destino que dependiendo del tiempo del que dispusieran ha servido de punto de partida para disfrutar, además, de esa rica oferta con la que cuenta nuestro país y que tiene sin duda en el AVE (desconocido para la mayoría de extranjeros) un aliado de primera.

La mayoría han sido mujeres, que suelen ser las primeras en diseñar los viajes en familia pero también las más animadas a la hora de escaparse un fin de semana de amigas con la cultura y el shopping, y a ser posible algún momento de spa relax, como principales alicientes para desconectar y cargar pilas. El vuelo directo ha sido y es imprescindible. Y ahí Barcelona también ha apostado fuerte. 

La ciudad más visitada y deseada de España en el mundo se convierte así (o debería en ese trueque en el que todos ganan) en un importante gancho turístico para conocer la rica oferta turística del resto del país, sobre todo teniendo en cuenta la infraestructura de primera que une atractivos destinos más allá de Madrid, una gran ciudad que todavía no ha conseguido despertar las mismas expectativas pese a tener tantos ingredientes para enamorar, porque una vez en Madrid es imposible no enamorarte.

Hoy por hoy, y según un estudio de MasterCard ambas se sitúan entre las cinco ciudades europeas con más ingresos por turista pero Barcelona duplica la cifra de Madrid con Londres y París a la cabeza, y Estambul entre la dos españolas. Unos ingresos que se corresponden con una Barcelona atractiva y deseada por toda la familia mientras ese de "MADRID AL CIELO" todavía vuela bajo pese al gran potencial que tiene para convertirse en una ciudad líder en el turismo mundial y que debería a tener en Barcelona otro trampolín para tocar las estrellas, o cuanto menos, sobre el que tomar nota para rentabilizar en términos turísticos su Magia.

Marina IZQUIERDO