¿Qué quieren las familias del turismo familiar?

Las expectativas de los turistas familiares crecen y se diversifican pero existe un mínimo con amplio consenso
El turismo familiar es sin duda el segmento más transversal y plural que existe debido a su componente intergeneracional. No pocas veces estamos hablando de viajes en los que se dan cita tres e incluso hasta cuatro generaciones, lo que al margen de individualidades, riza el rizo de las expectativas. Aunque como resume la empresa Quality Gaia responsable del Sello de Calidad turística hotelero “Children Friendly, en cuyo proceso tuve el placer de colaborar como experta en turismo familiar, hay una fórmula que cierra con broche el balance: niños contentos= padres contentos=hotelescontentos.

Complicado es contentar a todos, pero cuando hablamos de turismo familiar, todos los agentes implicados deben al menos responder a unos requisitos mínimos que hagan de la experiencia un éxito a repetir y recomendar por las familias viajeras, también prescriptoras.

SEGURIDAD Y COMODIDAD

En la Congreso por la Competitividad en el Turismo en España que organizó Turismo de Aragón, me invitaron a hablar en la mesa de segmentos emergentes sobre Turismo Familiar (el segmento “emergente” más "antiguo" del turismo) y pude comprobar que una de las mayores preocupaciones de las empresas es cómo conquistar las expectativas, cada vez mayores, del turista familiar.

Nada como ponerse en la piel de una familia para llegar a un mínimo que puede multiplicarse hasta el infinito. ¿Cómo padre o madre que es lo que más nos inquieta en el día a día? La SEGURIDAD de nuestros hijos e hijas. Pues cuando viajamos, esto se multiplica. Y en España esta es sin duda una baza a nuestro favor en aras de la competitividad turística internacional.

Salir es una bocanada de aire fresco, unos días de desconectar y cargar pilas, un esfuerzo en la economía familiar así que la COMODIDAD  es sin duda otra de nuestras demandas. Habitaciones de verdad familiares, buenas infraestructuras, conexiones sin escala que promuevan las escapadas cortas...

DIVERSIDAD, TIEMPO Y CALIDAD/PRECIO

Seguros y cómodos pero para ponerle la chispa nada como la DIVERSIDAD en la oferta (que seguros y cómodos también estamos en casa). Y ahí es cuando entra en acción todo el potencial turístico que tenemos y la habilidad para llegar a ese turista intergeneracional y transversal  que es el familiar. Y a ser posible con el oro de nuestros días, el TIEMPO, a favor de las familias viajeras, porque no disponemos de mucho para perderlo.   


Una serie de mínimos en los que la cuadratura del círculo no podía fallar: la inmensa mayoría de las familias que disfrutan del turismo familiar quieren CALIDAD A BUEN PRECIO. O un buen precio sin renunciar a la calidad. Imprescindible para ser competitivos y con camino avanzado por lo que respecta a nuestros alojamientos con toda horquilla de precios y donde no se regalan las estrellas.

Nadie dijo que fuera fácil pero además de emocionar el reto puede ser una gran apuesta, ¿verdad?

Marina IZQUIERDO