Marca Turismo Familiar

Municipio, destino, establecimiento o sello Turismo familiar
Considerado un segmento emergente, el turismo familiar ha existido siempre aunque los nuevos tiempos le hayan puesto nombre y apellido gracias a dos realidades: las familias viajan más (y reivindican más) y el Turismo apuesta más que nunca por la especialización en su carrera hacia la competitividad y la calidad.

Municipios, destinos, sellos o diplomas son algunos de los distintivos que certifican que nos encontramos ante un espacio que se supone que nos brindará la oportunidad de disfrutar de un turismo familiar de calidad.

Uno de los pioneros en esto de los distintivos de Turismo familiar fue el portal Viajar en familia con su “MTF” Municipio Turístico familiar de la mano de ATURFAM, asociación que distinguía así a los destinos más indicados de la Comunidad Valenciana para disfrutar en familia.

En cuanto a las iniciativas gubernamentales, las primeras en poner el acento en la calidad con un distintivo y programa especial fueron lideradas por dos CCAA: Cataluña y Canarias. 

Cataluña con su “DTF”, Destino Turismo Familiar, distingue a los municipios catalanes más afines a este segmento mientras que Canarias con su “Family Welcome” programa que destaca establecimientos turísticos en las islas con este sello como certificado de calidad.  A esta distinción se van sumando cada vez más patronatos de turismo de diferentes puntos de España.

Varios hoteles, conscientes de esta interesante apuesta, han dotado también a sus instalaciones de distintivos que tienen como objetivo convertirse en destinatarios fuertes de la marca de Turismo familiar.  Y además de las grandes cadenas, cada vez son más los pequeños hoteles que brindan una oferta de primera.

Los últimos en apuntarse recientemente a certificar que nos encontramos ante un lugar de calidad para quiénes viajamos en familia  ha sido la Federación de Familias Numerosas con su sello de Turismo familiar.

Hace poco Peñíscola se presentaba como “el primer destino de costa de España en recibir el Sello de Turismo familiar” y recordé que ya lo reconocía como tal desde hacía años pues además de haber disfrutado de su oferta, esta joya castellonense ya había sido distinguida seis años atrás como Municipio Turístico Familiar por Aturfam, la asociación de turismo familiar de la Comunidat Valenciana.

Cada vez son más y de distinta índole los certificados sobre este segmento turístico y lo que en un principio se convierte en una iniciativa plausible puede acabar inundándonos de logos si tenemos en cuenta que existen además otros más genéricos de calidad turística. Y ya metidos en harina, apostando por la coexistencia, y teniendo en cuenta el apoyo de Turespaña a las iniciativas, ¿no debería además liderar una marca turística familiar paraguas de cara al extranjero?


De lo que no cabe duda es que las familias cada vez viajamos con más garantías en esa apuesta por la calidad y respuestas específicas hacia un sector clave en la economía española. 

Marina IZQUIERDO

@turismofamily Cuatro a bordo