Negociar París en familia

En Orlando, mucho parque...
Cuando tienes niños y una ciudad con parque temático se erige en el horizonte, la negociación, además de una de esas lecciones de vida que proporciona viajar en familia, nos brindará la oportunidad de obtener nuestra merecida cuota de disfrute. O lo que es lo mismo, que las vacaciones lo sean para todos.  París se erige en el horizonte inmediato y "ni para ti ni para mí" (o "para ti y para mí: para nosotros") podría convertirse en la frase del verano a la hora de planificar las vacaciones en familia, algo que se puede extrapolar a cualquier otro plan compartido. Los días de asueto son demasiado cotizados como para no disfrutarlos, como para no auto premiarnos con un tiempo especial. Por eso me gustan los cruceros: porque hay tiempo individual, en pareja y en familia, y todo es necesario para desconectar y cargar pilas.

LONDRES, ROMA Y PARÍS CON NIÑOS



En Disney París muchos años antes de Cuatroabordo ;)
Viajeros como somos los de Cuatroabordo (mis hijas apenas tenían meses cuando volaron por vez primera) y habiendo vivido más de una década fuera de España, siempre priorizamos los viajes más cercanos al destino en cuestión. Así se entiende haber viajado a a lugares menos habituales en niños como Nueva Orleans, Macedonia o Panamá, como me decía mi hija a sus 10 años, y no a Londres, Roma o París, según ella más "normales" para una niña española ;) Así las cosas, me pidió por favor subsanar este "vacío" viajero para cuando tuviera 12 y así primero fuimos a Roma, luego a Londres y ahora toca París. Siempre gusta algo diferente, pero redescubrir lugares mágicos con quiénes más quieres es volver a sentir algo especial.




NEGOCIAR CULTURA Y OCIO


El jueves sobre #aprenderviajando en la tertulia  
En una tertulia de radio a la que estoy yendo los jueves, aprovechamos mi inminente viaje para abordar en antena qué es eso del turismo familiar. Entre los tertulianos, para gustos, colores. Pero yo me quedo con dos claves: #aprenderviajando y negociar planes. Sin olvidar la máxima de todo viaje en familia: el tándem planificación y flexibilidad. La mini escapada, solo cuatro días, ha quedado así: dos días París, dos días Disney, y todos contentos. Sobre todo teniendo en cuanta que hace años ya estuvimos en el macro parque de Disney de Orlando. Lo bueno de viajar tanto juntos es que es fácil llegar a acuerdos, más cuando mis hijas han aprendido además, y pese a tener solo 12 y 8 años, a disfrutar también del turismo cultural. En esta vida lo que no se conoce, ni se aprecia ni se añora, y lo que es peor, se pierde la oportunidad de disfrutar y compartir. París bien vale una entente cordiale ;)