De perchas, percheros, colgadores, baños y armarios de supuestas habitaciones familiares.

Añadir un sofá cama no convierte una habitación en familiar.  

¡Cuesta tan poco y facilita tanto esa sensación de bienestar a la que aspiras en vacaciones! A veces una piensa que las habitaciones de los hoteles y apartamentos familiares, así como los lavabos de los restaurantes,  han sido diseñados por un hombre sin hijos. Un hombre porque no lleva bolso y no sabe de la importancia de colgar nuestro lastre para sentirnos cómodas, sin hijos porque no entiende todo lo que mueve una familia y lo importante que es el espacio para organizar las maletas de tres, cuatro o cinco miembros. 


Cada vez que entro a un aseo y busco un simple gancho para colgar el bolso me reafirmo. También puede ser que  la diseñadora o dueña sea mujer pero como tiene su bolso guardado en el restaurante no ha sentido la necesidad de hacerle un hueco en esas cuatro paredes normalmente de escasas dimensiones...Y una, que es muy constructiva, cuando sale lo dice, por si se aceptan sugerencias para facilitar la estancia a los clientes. Eso en cuanto a restaurante se refiere, porque cuando ya entramos en el baño de una habitación de hotel minimalista y con toallas y neceser para cuatro, como es mi caso, sin lugar donde colocarlos, apaga y vámonos. 

El baño de un hotel familiar necesita estantes y colgadores para facilitar la estancia


Luego está la habitación familiar, porque claro, así la hemos reservado, con ese nombre, "habitación familiar", en la casilla del filtro del buscador que se pone las pilas para estar al día del turismo familiar pero que no comprueba que la habitación familiar lo sea de verdad. Porque seamos claros, añadir un sofá cama no es suficiente para ganarnos el distintivo. La mentalidad cortoplacista merma el objetivo a largo plazo.

Yo llenaría de perchas, percheros y colgadores la habitación que dice ser familiar, o al menos una pared destinada a ellos. Por no hablar del armario, muchas veces cuatro baldas justas ¡con todo el espacio que hay! que te dan ganas de no deshacer las cuatro maletas. 

Si yo tuviera un hotel lo tendría claro, antes de abrir o reconvertir una habitación en familiar, alojaría a una familia para que me dijera en qué puedo mejorar para que las familias viajeras no solo estén cómodas sino que además repitan y me recomienden como expertos de su realidad. Control de calidad del bueno. Todos ganaríamos ;)


También te puede interesar:

BUSCO HABITACIÓN FAMILIAR 



BUSCO HABITACIÓN CUADRUPLE












HOTELES CON SERVICIOS A SU MEDIDA