Top 10 razones para que los niños sean huéspedes VIP en los hoteles

El detalle dedicado en exclusiva a  los más pequeños multiplica por mil su valor real.  Lo mismo con el agravio ;)
Si quienes elaboran los planes de marketing y diseñan y gestionan los hoteles fueran además padres o madres acostumbrados a viajar en familia, el turismo familiar por lo que a alojamiento hotelero se refiere ganaría muchos enteros en  la partida de la calidad. Cierto que las mejoras son visibles pero también que siendo como somos un país líder en Turismo todavía quedan muchos obstáculos por sortear. 

Son muchos los marcos, planes, estrategias, borradores y demás estudios sobre la viabilidad de los establecimientos turísticos. Pero no hay que perder la perspectiva y sobre todo el origen de los mismos, y por lo mismo, intentar no caer en la tentación de abrazar demasiado la teoría para aterrizar de puntillas en la realidad.

Si regentas un hotel con ganas de recibir a más familias, vale la pena tener en cuenta que son muchas las razones por las que tratar a ese pequeño huésped, al que a veces apenas hacemos caso, como huésped VIP, sumará más que restará.  No subestimes su importancia por su edad, ni su influencia por su altura...

      1. Hoy son pequeños pero algún día se convertirán en huéspedes adultos, en los futuros clientes de tu hotel con plena decisión. Si se trata de una cadena, lo estrechos lazos creados en la infancia no se romperán nunca (y regresarán con sus nuevas familias) 



      2. Acostumbrados a viajar y a hospedarse en diferentes establecimientos, los niños y niñas tienen suficiente bagaje como para comparar lugar, instalaciones, atención y propuestas.

       3. La sinceridad propia de la edad los puede convierte en los críticos más entusiastas o en los más demoledores.  

       4. Un simple detalle especial en la habitación familiar dedicado en exclusiva a ellos multiplicará por mil el valor real del dulce, tebeo o juguete. Por no hablar de instalacionesactividades exclusivas diseñadas para ellos. 

       5. Por lo mismo, un “no ser tenido en cuenta” en relación con los adultos de la familia, será considerado sin duda agravio (Algo tan simple, y que vivimos en carne propia, como por ejemplo que la habitación cuente con albornoces para adultos y no para niños o que si cuenta con actividades para huéspedes solo estén diseñadas para adultos)

       6. Si el desayuno es de su agrado, de esos variados y a su altura (importante) para saciar la curiosidad ya se ha ganado parte de la partida.

      7. El boca a boca (o boca oreja) también cuenta con ellos como importantes transmisores. En el colegio hay muchos clientes en potencia (y con gran poder de persuasión) para escuchar y querer probar las excelencias del hotel de la escapada.

     8.  Igual que pueden decir una cosa cien veces, pueden repetir lugar sin cansarse. Son los clientes más fieles a un lugar. 
    
      9. Conforme crecen, no solo meten cuchara a la hora de decidir sobre la siguiente escapada o vacaciones en familia, sino que su persistencia natural puede acabar inclinando la balanza hacia su lado.

1    10. Y la más importante: si los hijos son felices y disfrutan, los padres lo somos todavía más. Tanto que incluso pasaremos por alto pequeñas pegas que solo nos molestaron a nosotros… y dejaremos el hotel con una sonrisa