Hotel con desayuno

El desayuno buffet del hotel supone una importante lección de saber estar para los niños
Cuando una familia busca hotel son muchas las ventajas de reservar la habitación con desayuno incluido. De hecho es uno de los filtros indispensables en agencias y buscadores. Un servicio que sin duda repercutirá en la posterior evaluación de la estancia en el hotel, sobre todo a ojos de los huéspedes más exigentes, de aquellos que inclinan la balanza para volver a repetir experiencia, de los pequeños viajeros cuya opinión no se tiene en cuenta todo lo que debiera en la mayoría de establecimientos: los niños y niñas.

Pero, ¿por qué los padres y madres preferimos en un hotel una habitación familiar con desayuno incluido? Entre los muchos amigos que viajan con familia la unanimidad al respecto es clara: comodidad y precio.

Bajar de la habitación e ir directamente a cargar pilas en el buffet del hotel es sin duda una de las mayores comodidades que existen cuando viajamos en familia. Pero cuando hacemos cuentas de lo rentable que suele ser desayunar en el propio establecimiento donde nos hospedamos gracias al siempre más económico combo “habitación+desayuno”, la realidad suma enteros para acostumbrarnos a reservar siempre en hoteles que dispongan de este servicio.

Pero hay un tercer factor que influye para elegir hotel con desayuno, sobre todo cuando se trata de buffet: el universo de sabores y colores que se abre para nuestros pequeños huéspedes. El sentimiento de sentirse mayores para elegir su propia comida. La lección de saber estar que supone comportarse, compartir, respetar el turno, probar nuevos alimentos, elegir con criterio (prueba un  poco y no te llenes el plato por si no te gusta, que es tirar comida, os suena ¿verdad?).

Y para rizar el rizo, cuando viajamos con niños pequeños son cada vez más los hoteles que además ofertan un servicio de entretenimiento anexo a la sala de desayuno. Ideal para los pequeños más pequeños que acaban en un santiamén el desayuno y lo que quieren es seguir haciendo los que más les gusta en la vida: jugar.

Algunos hoteles disponen de una sala de juegos anexa al desayuno para los más pequeños



Comodidad, precio y aprender a saber estar y a descubrir nuevos sabores. ¿Alguien da más? Habitación familiar y hotel con desayuno ;) 

Si te gustó el artículo, también te puede interesar:

http://www.turismofamiliar.net/2011/06/habitacion-familiar-y-buscadores-la.html