Viajar con niños: hotel familiar. Barcelona #novotelexperience

¡Al agua patos! desde la 19 planta del hotel Novotel con una panorámica de Barcelona única
Barcelona fue el destino elegido para disfrutar de nuestra #novotelexperience. Las niñas recordaban el hotel Novotel  de Budapest y es que los niños son únicos para memorizar aquellos lugares en los que se ha hecho una cosa tan sencilla como rentable: tenerlos en cuenta.

Nos gustó la ubicación porque además de tranquila cuenta con unas vistas impresionantes.  Barcelona a tus pies y de la forma que más les puede gustar: al grito de ¡al agua patos! en la piscina de la terraza. Desde la planta 19,  las Torres Agbar,  imponentes, siempre presentes en tu rato de ocio y como contrapunto, a su lado, la silueta de la Sagrada Familia. Vanguardia y tradición en unos atardeceres especiales sin olvidar la cena barbacoa en la terraza con la multicolorida Torre o “Pepino” como se la conoce en la city.

Torres Agbar y Sagrada Familia, vanguardia y tradición desde la terraza del Novotel Barcelona
La calidad se demuestra con hechos y el que hubiera tantas familias con hijos pequeños alojadas en el hotel lo corrobora. Los desayunos buffet que tanto agradan a los niños (eso de elegir por ti solo y entre muchas opciones te hace sentirte mayor) daban fe de ello. Mesas y mesas con adultos y niños reponiendo fuerzas para disfrutar de una ciudad como Barcelona. El hotel cuenta además con un espacio de juego vigilado junto a la sala de desayuno para los peques más intrépidos que renuevan energías rápido.

Pero en Novotel Barcelona hay más lugares para el ocio, y junto al mencionado del desayuno y las piscinas en la azotea del hotel, el hall se envuelve en azul eléctrico para anunciar que allí hay misterio: juegos para peques y las consolas que a todos fascinan y que tienen su réplica en el salón de abajo.  Ahí tuvimos nuestro rato de ocio personal, que también es importante: periódicos, ordenador y consolas para luego salir juntos a comernos la ciudad.
Se agradece un momento de ocio personal para cada miembro de la familia

Además del desayuno, el menú infantil tiene muy en cuenta a los pequeños. Así como la recepción en los pequeños detalles que para ellos son tan grandes. Los "pequehuéspedes" son únicos para valorar lo que hay y lo que no hay… Y sobre todo, como niños que son, cuando se les tiene o no en cuenta.



En el hall del hotel esperando al coche para ¡comernos la ciudad!  
La atención, exquisita. Y la ciudad para disfrutarla en familia. Aunque ese recorrido os lo contaremos en Cuatro a bordo ;)