El impacto turístico de Eurovisión


En Belgrado disfrutando en primera persona del Festival de Eurovisión

Malmö. Basta hacer un google para ver como el Festival de Eurovisión pone a la ciudad en el mapa. Ya fue la sede del festival en 1992 pero entonces lo de las Redes Sociales estaba todavía por tejer. Se presenta como la tercera ciudad de Suecia y nos invita, aprovechando que Europa canta por la provincia de Escania, a no perdernos su Ecoturismo, Cultura, Gastronomía y Diseño. Eurovisión, con sus defensores y detractores, es una excelente oportunidad turística para el país que lo acoge, y, en cierto modo, para los países que participan.
                
Opiniones sobre el festival, para todos los gustos y colores. Y aparte de la calidad está luego el tema de los votos por afinidades vecinales y grupos de expatriados...Pero de lo que no cabe duda es que turísticamente para la ciudad que lo organiza tiene un impacto importante y rentabiliza la inversión con creces. Hablamos, por lo que respecta a la última edición, de nada menos que 120 millones de espectadores. Y si en esta ocasión resitúa a Malmö, huelga hablar de lo que supuso el año pasado para promocionar el Bakú  de Azerbaiyán.  La capital de un país que se presentó al resto del mundo llena de luz y modernidad y que levantó a más de uno de su asiento para buscarla en el mapa.  

Con Eurovisión ocurre algo parecido a las Fallas: al día siguiente de su celebración comienzan los preparativos para la próxima edición, en este caso por obra y gracia del primer puesto obtenido en la competición. Durante un año, infraestructura, puesta a punto y promoción continuada que tiene sus picos más altos con la elección de temas e intérpretes, semifinales y sobre todo durante la semana grande en la que millones de ojos viajan al destino. De forma virtual pero también real. 

Nosotros somos de los pocos que todavía no hemos sucumbido al inglés así que además de ser escaparate de nuestra música, moda y escenografía, lo es de nuestra lengua. Este años con el desembarco de la nueva ruta de Pullmantur les hemos invitado además a que sigan visitándonos como país líder mundial que somos en las lides del turismo. 

El año que se celebró el festival de Eurovisión en Serbia, yo vivía en Belgrado, así que allí que me planté animando a Spain. Fue el festival del famoso Chikiliquatre que tantos ríos de tinta derramó al ser elegid por votación popular una canción hy grupo que se presentó a la competición para hacernos reír...hasta que la broma pasó a mayores. No voy a entrar en juicios de valor al respecto pero por motivos laborales esa semana volaba desde Valencia a Serbia a través de Milán y en el avión, cosa que ya me sorprendió, eran muchos los que hablaban del festival. Es más, las turbulencias recuerdo que fueron habituales durante todo el trayecto y alguno rezaba en voz alta para que ganara Portugal y al año siguiente pudieran desplazarse en coche. Belgrado se llenó de golpe de turistas eurofans como nunca antes había ocurrido.

Dicen que está edición la ganará Dinamarca y mi hija ya me ah dicho que si es así el año que viene vamos a verlo y de paso conocemos el país. Yo sabía que ponerla apenas con meses de edad delante del televisor cuando el festival renacía de sus cenizas de la mano d Rosa con Bisbal, Chenoa y Bustamante en los coros, tendría con los años sus consecuencias... En mi "defensa" tengo que argumental que fue una de esas reuniones entrañables de la colonia española en el extranjero para cantar "Europe,s living a Celebration".

Bromas aparte, que listos son los suecos aprovechando que Malmö pasa por Eurovisión para estrenar hace unos días el museo de los ganadores por excelencia del festival: los ya clásicos ABBA. Cuánto nos queda por aprender de los nórdicos ;)