Guías de viajes para niños


Guías de viaje para niños Turismo Familiar Viajar con niños Familias

Leer una guía antes de viajar es como el aperitivo antes del gran plato: te abre el apetito y te invita a disfrutar de todo su sabor y color. Con los cinco sentidos. Aunque a mí, personalmente, me gustan más las de datos que las de grandes fotos. Sobre todo porque quiero conocer a dónde voy pero, al mismo tiempo, preservar la magia de descubrir “in situ” el destino. Las guías con imágenes de ensueño las dejo para el postre, como guinda de lo que fue el viaje, como libro de recuerdos en el que sumergirme una vez de regreso a casa. Y esta vez, aliñado de todas las sensaciones y anécdotas en cada instantánea.

Quienes viajamos en familia sabemos lo importante que es que los niños estén motivados desde el principio. Sobre todo a medida que crecen, que es lo más complicado. Porque de más pequeños con prepararles un buen plan, aunque solo sea uno, de esos que les hace abrir los ojos como platos, los tienes entregados todo el tiempo. Más si lo has reservado para el final del itinerario y sabes mantener el suspense y la impaciencia…
Así las cosas, ¿qué mejor entonces que implicarlos desde el principio? Una forma de hacerlo es elegir juntos el destino, y en esa misma líneas, nada como conocer algo de información sobre el mismo. Porque de este modo no solo les motivaremos sino que al mismo tiempo están aprendiendo. Lo malo es que las guías tipo, siempre para adultos, no suelen despertar el mismo interés, por eso vale la pena conseguir una guía de viajes dirigida a ellos y que cada vez proliferan en mayor número.

A las guías de bolsillo que surgen en el mercado destinadas al lector infantil y juvenil, sobre todo de la mano de las grandes editoriales de viaje, se suman las digitales. Todo ello en consonancia con la pujanza que viven en España segmentos como el Turismo Familiar, Viajar con niños o Viajar en familia. Las oficinas de turismo municipales, provinciales y autonómicas nos ofrecen también cada vez con mayor frecuencia guiños en forma de guías destinadas a los pequeños viajeros.

Nosotros en nuestra última escapada utilizamos la de Londres que puedes encontrar en la web que la Fundación Mapfre dedica a la Familia y la Seguridad Vial. Unas guías sencillas y amenas para que sean ellos, nuestros pequeños, quienes nos "guíen". Y como lo poco gusta y lo mucho cansa, sobre todo cuando hablamos de niños, Violeta y Pablo, sus protagonistas, nos invitan a viajar con ellos a las ciudades más universales con pequeños bocaditos curiosos y simpáticos. Dirigidas a niños entre 8 y 12 años, la leímos todos en un periquete, niños y adultos, para compartir así los mismos datos y futuras experiencias. Muy interesante y recomendable.