Hoteles con servicios a su medida


Son pequeños pero no por ello menos receptivos, y a diferencia de los adultos, agradecen siempre que se les tenga en cuenta. Y así lo demuestran cada vez que ocurre, sinceros, espontáneos y con la algarabía propia de lo que son: niños.

Las instalaciones concebidas para el alojamiento de las familias, tanto hoteles como apartamentos o casas rurales, deberían
también tenerlo bien presente, cosa que no siempre ocurre. Y dentro del diseño funcional y estético, reconocer su espacio, o lo que es lo mismo: brindar servicios a su medida. Prácticos, atractivos y por supuesto seguros.

No hace mucho estuvimos en un hotel con una habitación familiar que cumplía los dos primeros (práctico y atractivo) pero no el último, seguro. La habitación, muy original y en forma de cubo, tenía reservado para los adultos el piso de arriba pero la barandilla desde la que se miraba abajo, donde estaba situada la salita y habitación de los pequeños, estaba al aire, sin cristal que hiciera de barrera, con lo que fácilmente se podía caer alguno en las lógicas expediciones al piso de arriba. Lo dije en recepción para evitar males mayores en un futuro, lo que no sé es hasta dónde llegó mi sugerencia/advertencia…

Lavabos a su medida, habitaciones alegres con motivos diferentes, armarios en los que ellos puedan colgar su ropa, carta de menú de niños en la habitación y no sólo de adultos, revista o periódico infantil y cualquier otro de los servicios dispensados a los adultos pero al alcance de los niños, no caerá en saco roto. Seguro.