Fitur y Familia

La Feria de las ferias cuando de turismo se trata no escapa del paraguas común con logotipo “crisis” E igual que la innovación se erigía como principal conclusión para superar las crisis del sector en las jornadas que apuestan por “reinventar el turismo”  Fitur 2012 se viste de largo tras darle una vuelta al fondo de armario. Necesario, socorrido y salvador.  Porque al final lo que importa es celebrar la fiesta. Y por supuesto, no perdérsela.

De este modo no son pocos los organismos que echan pelillos a la mar y disputas de viejas lindes y deciden sumar propuestas  y restar espacios. Concentración. Ahorrar
costes pero sin dejar de estar presentes en el gran escaparate, en ese expositor internacional agradecido. Porque cuando uno siembra, recoge. Pero en el turismo además de sembrar hay que contarlo.

El año pasado el Turismo Familiar estuvo más presente que nunca de la mano de hoteles con políticas familiares especiales u organismos que representaban a Canarias, Cataluña o Alicante que le hacían un guiño especial a las familias. 

Los datos del 2011 nos han dicho además que es el turismo nacional el que crece dentro del territorio español. Y es una pena que Francia este año no se anime a conquistar a estas familias viajeras con lo cerca que estamos  y lo fieles que somos. Como a los niños les guste un sitio, seguro que repetimos. Eso sí, han de saber “vendérnoslo” 

Y un pequeño detalle de cara a quiénes apuestan por el turismo familiar, y más aún para quiénes todavía no lo hacen: profesionales y visitantes son además en su mayoría padres y madres, un público potencial que sabrá valorar la innovación y las apuestas/propuestas atractivas para disfrutar en familia.