Una buena Web Turística: rápida, útil y veraz

Si no estás en la red, hoy prácticamente no existes y la mayoría de las empresas turísticas lo saben.

De hecho esta semana se debatía en Bilbao sobre la innovación como clave del turismo del siglo XXI y una de las conclusiones fue que los hoteleros deberían utilizar más las oportunidades que ofrecen internet y las redes sociales.

Pero no todo vale en la red, y las prisas y la ostentación no son buenas consejeras. Vale la pena tomárselo con calma y hacer una buena presentación que además de entrar por los ojos (importantísimo) cuente con tres de los principales ingredientes que como usuaria y profesional echo tantas veces en falta.  

Una web rápida. El tiempo es nuestro bien más preciado así que nos pone de bastante mal humor estar esperando y esperando y esperando...

Una web útil. Con los datos más importantes bien a la vista. Léase ubicación, horarios, teléfonos, servicios, precios, enlaces interesantes...

Una web veraz. Se pierde con más facilidad un cliente que se gana. Y cuando alguien se siente estafado no solo no regresa sino que cada vez más se dedica a correr la voz para a nadie se le ocurra ir (ventajas y desventajas de las redes sociales): la imagen paradisiaca que no se corresponde a la realidad, los servicios que nos seducen en obras...

¡Ah! Y actualizada por favor. Da una sensación de dejadez y abandono ver como "noticiable" eventos pasados hace meses, o la carta del restaurante del año anterior, por poner algún ejemplo.

Una web turística, sí, pero una buena web. O lo que es lo mismo, una ventana que además de seducirnos a primera vista sea rápida, útil, veraz y esté actualizada.