Aeropuerto...¿familiar?


Uno de los lugares por excelencia donde se da cita el Turismo Familiar es en el aeropuerto. Pero el aeropuerto no es precisamente el lugar más apropiado para viajar en familia. Y lo peor es que si quieres volar ¡no te queda otra!

Para empezar, podríamos hablar de la amplia posibilidad de accidente que existe en más de un vuelo debido a esas escaleras interminables con las que las familias se han de enfrentar al no poder hacer uso siempre de los ascensores a pie de avión cuando se lleva un carrito de bebé.

A los ascensores, con llave especial, los operarios del aeropuerto/y/o aerolínea suelen acceder sólo cuando acompañan a los viajeros con movilidad reducida.  Subir o bajar las escaleras cargando a pulso el carro con el bebé escalón tras escalón no sólo entraña un grave peligro para el adulto sino, por supuesto, también para el niño. Y todo ello en el marco de los que están considerados como aeropuerto internacional de primera.

Una encuesta realizada por el buscador de vuelos Skyscanner revela la insatisfacción de las familias como usuarias. Consideran que los aeropuertos no atienden correctamente a las familias y que la falta de servicios provoca un estrés que afecta al disfrute del viaje

Cierto es que en los aeropuertos del extranjero tampoco están mucho mejor las cosas, pero… ¿no somos acaso una potencia mundial turística? Pues entonces deberíamos ofrecer unos servicios de calidad correspondientes a nuestro liderazgo y no hacer que la estancia de las familias que viajan, turismo interno y foráneo, empiecen con mal pie el anhelado tiempo de asueto.