Turismo familiar, la asignatura pendiente

Comodidad, Seguridad y Diversidad. Esas son las principales demandas de quiénes protagonizan un sector turístico en alza como es el familiar. CSD y el tándem Calidad-Precio. No es lo mismo pagar por dos que por cuatro pero también es cierto que al tratarse sobre todo de un turismo estacional, que suele coincidir con las vacaciones escolares, las familias prefieren gastar un poco más si la oferta casa con el servicio esperado.



Algo se mueve en el sector pero siendo como somos de los países líderes en turismo todavía queda mucho camino por recorrer. La realidad se impone: cada vez son más las familias que viajan. Y también las que lo hacen a España. Además, se trata de un sector fiel que suele repetir. Y no pensemos solo en el prototipo matrimonio con hijos, pues también están las familias monoparentales o las celebraciones viajeras a las que se suman abuelos, tíos y primos.


Los hoteles han sido los primeros en tomar nota y sus promociones cada vez van más encaminadas a él. Habitaciones familiares, bufé con menús infantiles, salas de juegos, clubes infantiles y juveniles con animadores especializados o instalaciones temáticas son algunas de sus propuestas.


Pero todavía se trata de una asignatura pendiente ajena en muchos organismos al gran potencial que entraña. Pocos son los patronatos de turismo que cuentan con un guiño o "pestaña" en sus webs promocionales. Por no hablar de los buscadores en internet que dificultan la labor de encontrar una habitación familiar. O las pocas facilidades que otorgan las compañías aéreas.


Canarias y Cataluña no hace mucho que han dado un paso con políticas específicas con sus sellos Family Welcome y Destino Turismo Familiar (DTF). Pero son muchos los organismos para los que el turismo familiar, y nunca mejor dicho, todavía está "en pañales"


Otro dato para quiénes se escudan en su marcado ámbito estacional. No hay que subestimar el turismo nacional (cada vez son más las familias que planifican escapadas de fin de semana y/o puentes) ni tampoco olvidar que en el extranjero las vacaciones escolares están más espaciadas y escalonadas que en nuestro país.


Ahora toca aunar esfuerzos y adelantarnos a las necesidades para aprobar con nota esa asignatura pendiente que todavía es el turismo familiar.