Hoteles con política familiar



A las familias viajeras, el mero hecho de que una cadena hotelera contemple un plan especial para nosotras, nos provoca una clara simpatía a primera vista. Si además la iniciativa contempla toda una serie de ventajas en el tándem calidad-precio, el enamoramiento está asegurado. Es más, somos incluso fieles, y no dudaremos en recurrir de nuevo a la cadena a la hora de planificar el siguiente viaje.

Además de la demanda de las familias que provienen del extranjero, la realidad se impone: cada vez son más las familias del territorio español que pasan sus vacaciones en un hotel e incluso, más allá del turismo estacional, que realizan escapadas de fin de semana.

¿Y qué quieren las familias que viajan cuando se alojan en un hotel?

Calidad en los servicios. Oportunidades para desconectar. Diversión para nuestros hijos. Confort. Oferta variada y alejada de cualquier complicación (sencillito, por favor, que nos pasamos la semana organizando y tomando decisiones…)

Y los hoteles van tomando nota, sobre todo las cadenas que cuentan con mayor infraestructura. Es el caso de Accor y su Family& Novotel con niños gratis, check out tardío y ludotecas y menús especiales entre otras comodidades. O los resort con club infantil o todo incluido e incluso temáticos de Sol Meliá, Barceló o Iberostar.

Una apuesta ya conocida en el extranjero que cada vez cuenta con más instalaciones en el territorio nacional y a la que se van sumando cada vez más hoteles para hacer frente a una demanda que no sólo crece en número sino en un turismo como es el familiar que es muy exigente porque tiene muy claras sus prioridades y necesidades para disfrutar de ese regalo que es el tiempo compartido con quién más se quiere.