Pon un viaje en tu lista de propósitos del nuevo año

Que viajar en familia sea uno de los nuevos propósitos para el próximo año
Acaba el año y empiezan los buenos y nuevos propósitos. Y los viajes y todo lo que ello conlleva, la aventura de descubrir, de ensanchar el mundo, de compartir vivencias y de beber de tantas culturas, brillan en el horizonte de los nuevos deseos. Sobre todo para quienes no entendemos la vida sin viaje porque no la concebimos de otra forma, pero también para ti que aplazas ese sueño porque a la hora de priorizar el disfrute queda demasiadas veces relegado.

En la lista de propósitos del nuevo año te propongo que incluyas como mínimo un viaje y si tienes hijas e hijos que sea un viaje para compartir en familia, un viaje que os unirá antes, durante y después de la aventura, y que tejerá un hilo a vuestro alrededor a primera vista invisible pero que con los años irá materializándose en todo lo aprendido y vivido juntos. Porque al final del viaje, o lo que es lo mismo de la vida, eso es lo que queda, lo que permanece: la emoción de ese momento diferente, especial y único.

LISTA DE VIAJES
Japón fue el protagonista de los desayunos Lonely Planet y hay mil y un motivos para aventurarse a conocerlo.

Regalar libros de viajes o guías de destinos es una buena forma de empezar a armar el sueño. Así lo pensaba el otro día cuando en los desayunos de Lonely Planet tuve en mis manos la guía de Japón. Los cuatroabordo todavía no hemos recalado en esta joya asiática que sin duda forma parte de nuestra lista de viajes a futuro, pero soñar el próximo viaje, sin fecha pero con el deseo de hacerlo, ya es un regalo previo al máximo disfrute que es vivir el viaje, algo así como el que se toma un aperitivo para ira abriendo boca, para deleitar al paladar antes del banquete.

Todos los años mi hija pequeña me acompaña un día a Fitur libreta en mano con su lista de futuribles pero cuando salimos de la feria de viajes, muchos de sus destinos han cobrado todavía más fuerza pero la lista sin duda ha crecido en número y ganas. Lo interactivas que sean las oficinas de turismo tienen también parte de culpa en ese increscendo... que asusta cuando sales con las ganas de tomarte un año para viajártelo entero.

VIAJE EMOCIÓN

Acabamos de regresar de Dinamarca y Suecia, de compartir unos días especiales con la alegría añadida de la Navidad en calles y mercados, de disfrutar de la experiencia de atravesar el puente-isla-túnel de Oresund, de recordar lo bien que lo pasamos juntos y de ratificar que la familia que viaja unida siempre lo estará porque hay una suerte de complicidad que solo se teje con cada nuevo viaje.

No te lo pienses y haz tu lista, deja de priorizar tantas cosas materiales, sacúdete la pereza y bola del mundo en mano, atrévete a desear. Pon un viaje en tus propósitos para el nuevo año y no te arrepentirás porque no hay mejor inversión. Las emociones son tan inmateriales como tangibles en los corazones.

Marina IZQUIERDO

Viajar en otoño

El otoño nos regala un tiempo único para disfrutar en familia
Estirar el verano hasta las primeras hojas y ocres del otoño, escaparse una vez éste anuncie que ha llegado para quedarse, disfrutar en familia de esos primeros fines de semana con la mochila del cole todavía liberada del peso del curso, alargarlos con los puentes que nos regala la estación hasta diciembre, contarles la vida a pie de monumento con un legado tan rico que nos convierte en el segundo país del mundo en Patrimonio de la Humanidad UNESCO, respirar el curriculum escolar diverso en montes y ríos, pueblos y ciudades, castillos y palacios, reservas y atalayas, apurar un tiempo especial para compartir que pasa y no regresa.

Viajar en Otoño en familia, buscar el norte de la felicidad con la brújula hacia cualquier lugar. Porque lo que realmente importa aquí además del destino es sobre todo compartir el camino que recordaremos siempre. La intangibilidad de las vivencias, del turismo familiar que se convierte en turismo emoción, es lo que al final perdura en el tiempo para cerrar los ojos y con una sonrisa esta vez, sí, regresar, para convertirse en animada tertulia de sobremesa recordando anécdotas y lugares.

Feliz vuela al cole y disfrutad de este tiempo único para viajar en familia. No esperes a que crezcan ;)

Marina IZQUIERDO

VAYAS, DONDE VAYAS, DISFRUTA

Vayas, donde vayas, disfruta... feliz verano ;)
Muchos de los que disfrutamos de las bonanzas del turismo familiar iniciamos las vacaciones nada más terminar la temporada escolar en ese julio que asoma la patita, y la mayoría hace de agosto la temporada por excelencia vacacional.

A veces no somos conscientes de lo afortunados que somos al compartir con quienes más queremos el oro de este nuevo siglo frenético: el tiempo. Unos momentos que no regresan y que con el paso de los años guardamos como el mejor de los tesoros. 

Así que da igual julio que agosto, montaña que playa, crucero que camping, apartamento que hotel, avión que tren, nuevo destino o el destino de siempre. Lo que cuenta es desconectar del estrés y de la rutina, del móvil y de lo que más nos ata,  y conectar con ese nuevo estado, el vacacional, con ese lugar que nos espera con los brazos abiertos, con ese libro en soledad o con esa celebración en compañía. Cargar las pilas, renovar la energía, y dejarnos mimar, junto a la familia y los amigos, al sol de la estación del disfrute. 

Vayas donde vayas, disfruta... 

FELIZ VERANO

Marina IZQUIERDO
 

Feria del libro en familia, viajar entre páginas

Gatas y gatos invitan a leer este mayo y junio en la Feria del Libro de Madrid

La primavera saca los libros a la calle para celebrar la fiesta de las letras en esa comunión entre quien edita, quien escribe, quien asesora y quien lee en la que se convierte cada feria del libro. Las librerías trasladan a parques y jardines sus joyas más preciadas, las novedades, los clásicos, la ilusión renovada de un año más. Ese ir y venir, llevar y traer de las plumas de siempre, de las nuevas promesas, conviviendo las todopoderosas editoriales con la savia nueva de las que empiezan imprimiendo fuerte. Cultura e industria en esa simbiosis que borra fronteras como grafías borrosas en tierra de nadie. Una fiesta que en Madrid sobre todo este año no se pierden ni las gatas ni los gatos ;)


Quienes amamos a los libros, y somos muchas y muchos, estamos de celebración
Una gran fiesta que para seguir siéndolo necesita también savia nueva pero del árbol que empieza a crecer, de esas NIÑAS Y NIÑOS aspirantes a contumaces lectores. Y así como la musa te tiene que pillar trabajando, el lector se hará si tiene libros a mano, al alcance de sus ganas de crecer, a la vista de una familia que lee, de un profesorado que sabe inocular esa fiebre que solo remite entre la soledad acompañada de unas páginas, de una sociedad que sabe que solo leyendo se curará de la sinrazón de la intolerancia, que sabrá alimentar el criterio como la empatía y el amor por la Cultura porque es consciente que lo de aprender es para siempre y que preguntarse significa que estamos vivos.

La Feria del Libro siempre trae novedades, como estas mis Mujeres Fuertes, teatro infantil en homenaje a Gloria Fuertes y para reivindicar de su mano tantos referentes femeninos todavía hoy ausentes en los libros de texto 

Si llevas a tus hijas e hijos a la feria, a tus nietos, a tus sobrinos, a tus estudiantes, a esas niñas y niños que empiezan a auparse a las casetas a la búsqueda de las aventuras que esconden no solo disfrutará de la experiencia sino que querrá repetir. Y algún día de adulto recordará el niño que fue quizá también de la mano de otro lector en ciernes.

Gloria Fuertea, la poeta más intergeneracional, brilla como nunca en tantas casetas en esta feria del año de su centenario


Si conseguimos que niñas y niños entren en una librería, que visiten una caseta de feria de libro con el mismo entusiasmo que una juguetería estaremos asistiendo a la magia del nacimiento de un lector para siempre, de una personita que nunca estará sola sino acompañada por un universo de nociones y emociones. Porque como escribía la poeta Emily Dickinson “para viajar lejos no hay mejor nave que un libro”





Feliz feria del libro en FAMILIA estés dónde estés.

Marina IZQUIERDO

Menú adolescente


¿Y una tarifa joven para hoteles, aviones y restaurantes para adolescentes?


No son niños pero tampoco adultos aunque en el turismo se les considere como tales. Hablamos de los adolescentes, esos turistas en tierra de nadie a puertas de ser turistas con voz propia en unos años. Pero hoy, a partir de 12 años en los hoteles todavía computan la mayoría de las veces como adultos, lo mismo que en muchas aerolíneas. Eso sí, ni pueden pernoctar solos en el alojamiento ni volar en muchos de ellos sin que alguien se haga cargo de ellos, bien sea un familiar, bien personal de la aerolínea designado para tal fin..

Luego está el tema de la restauración. O hay menú infantil hasta los 11 años o hay menú adulto a partir de los 12 cuando de esta edad y poco más no consumen como adultos.