Feria del libro en familia, viajar entre páginas

Gatas y gatos invitan a leer este mayo y junio en la Feria del Libro de Madrid

La primavera saca los libros a la calle para celebrar la fiesta de las letras en esa comunión entre quien edita, quien escribe, quien asesora y quien lee en la que se convierte cada feria del libro. Las librerías trasladan a parques y jardines sus joyas más preciadas, las novedades, los clásicos, la ilusión renovada de un año más. Ese ir y venir, llevar y traer de las plumas de siempre, de las nuevas promesas, conviviendo las todopoderosas editoriales con la savia nueva de las que empiezan imprimiendo fuerte. Cultura e industria en esa simbiosis que borra fronteras como grafías borrosas en tierra de nadie. Una fiesta que en Madrid sobre todo este año no se pierden ni las gatas ni los gatos ;)


Quienes amamos a los libros, y somos muchas y muchos, estamos de celebración
Una gran fiesta que para seguir siéndolo necesita también savia nueva pero del árbol que empieza a crecer, de esas NIÑAS Y NIÑOS aspirantes a contumaces lectores. Y así como la musa te tiene que pillar trabajando, el lector se hará si tiene libros a mano, al alcance de sus ganas de crecer, a la vista de una familia que lee, de un profesorado que sabe inocular esa fiebre que solo remite entre la soledad acompañada de unas páginas, de una sociedad que sabe que solo leyendo se curará de la sinrazón de la intolerancia, que sabrá alimentar el criterio como la empatía y el amor por la Cultura porque es consciente que lo de aprender es para siempre y que preguntarse significa que estamos vivos.

La Feria del Libro siempre trae novedades, como estas mis Mujeres Fuertes, teatro infantil en homenaje a Gloria Fuertes y para reivindicar de su mano tantos referentes femeninos todavía hoy ausentes en los libros de texto 

Si llevas a tus hijas e hijos a la feria, a tus nietos, a tus sobrinos, a tus estudiantes, a esas niñas y niños que empiezan a auparse a las casetas a la búsqueda de las aventuras que esconden no solo disfrutará de la experiencia sino que querrá repetir. Y algún día de adulto recordará el niño que fue quizá también de la mano de otro lector en ciernes.

Gloria Fuertea, la poeta más intergeneracional, brilla como nunca en tantas casetas en esta feria del año de su centenario


Si conseguimos que niñas y niños entren en una librería, que visiten una caseta de feria de libro con el mismo entusiasmo que una juguetería estaremos asistiendo a la magia del nacimiento de un lector para siempre, de una personita que nunca estará sola sino acompañada por un universo de nociones y emociones. Porque como escribía la poeta Emily Dickinson “para viajar lejos no hay mejor nave que un libro”





Feliz feria del libro en FAMILIA estés dónde estés.

Marina IZQUIERDO

Menú adolescente


¿Y una tarifa joven para hoteles, aviones y restaurantes para adolescentes?


No son niños pero tampoco adultos aunque en el turismo se les considere como tales. Hablamos de los adolescentes, esos turistas en tierra de nadie a puertas de ser turistas con voz propias en unos años. Pero hoy, a partir de 12 años en los hoteles todavía computan generalmente como adultos, lo mismo que en muchas aerolíneas. Eso sí ni pueden pernoctar solos en el alojamiento ni volar sin alguien que se haga cargo de ellos, bien sea un familiar bien alguien de la aerolínea designado para tal fin..

Luego está el tema de la restauración. O hay menú infantil hasta los 11 años o hay menú adulto a partir de los 12 cuando de esta edad a los 15 normalmente no consumen como adultos.

Fitur con ojos de niños


FITUR es una feria profesional que el fin de semana abre sus puertas a quienes de verdad dan sentido a la feria: las viajeras y viajeros que hacen del turismo ocio y negocio. Un momento que cada vez más familias aprovechan para recorrer con sus hijos como si se tratara, que lo es, de un parque temático en el que viajar a lo largo y ancho del mundo. Algo que a los Cuatroabordo nos agota pero fascina tanto como para repetir.

La viajera CUATROABORDO jr. disfrutó tanto con Fitur en 2016 que este año no se la pierde

Muchos de ellos viajan con sus padres gracias a este turismo familiar que tanto les ofrece en su desarrollo educativo, cultural y social y que tanto nos brinda a los profesionales del sector y a este país, España, como estratégico para nuestra economía y como catalizador de formación y empleo.

Pero...¿los tenemos en cuenta como debiéramos?, ¿son considerados como el huéspeded VIP que debería ser?

TURISMO FAMILIAR FITUR 2017

El turismo familiar va haciéndose hueco en la gran FITUR que este año del 18 al 22 de enero celebra su 37 edición

Lo que era gota en el océano hace unos años ya va convirtiéndose en un pequeño mar. Eran los tiempos en los que solo unos pocos hablábamos de turismo familiar y nos miraban como raritos por apostar y fomentar los viajes con la prole más allá de las vacaciones de verano. “¿Estás segura?, pero si nos enteran, qué más da un sitio que otro, y ¡con la guerra que dan!”  me espetaban con humor colegas del periodismo de viajes en radios y foros. 

No íbamos desencaminados al augurar que algún día se convertiría en un nicho propio con nombre y apellido, un segmento específico por lo específica que es su idiosincrasia. Ser madre y apostar por él, después de una larga experiencia en la Comunicación, el Turismo y la Educación coincidió con los cinco años que viví en Nueva York, donde ya empezaba a tener su espacio, y como casi todo lo que sucede en materia turística en Estados Unidos, su eco llega más tarde o temprano a nuestro país.

Fallas Unesco, Valencia patrimonial

Valencia con sus Fallas Patrimonio de la Humanidad añade un nuevo icono para atraer al turismo internacional 
No voy a ser objetiva aunque sé que es requisito del periodismo pero hoy mi corazón arde de felicidad. La algarabía de las fallas de mi niñez y mi juventud confluye con las fallas que disfruté como periodista en mi ciudad en aquellos años de vivir sin dormir. Pero también con las fallas de la añoranza cuando vivía en el extranjero donde las he contado, las he mostrado y las he defendido ante un auditorio perplejo ante el hecho de quemar todo ese arte en un dispendio de cuatro días.

Es una fiesta que conozco bien y que hoy, ahora, las vivo desde Madrid con pólvora en el corazón y como si en vez de noviembre fuera marzo. La utopía de una máquina del tiempo que me transportara ahora mismo que acabo de enterarme se hace falla para celebrar y compartir la buena nueva, la buena y merecidísima noticia de su declaración como Patrimonio de la Humanidad. Solo tengo que cerrar los ojos y las escucho en el crepitar del fuego, en la orquesta de carcasas, en la alegría de la banda, en la sátira llena de humor que será pasto de las llamas para volver a empezar, en el olor a buñuelos y a flores, en la caricia del bordado de la seda, en la emoción de la ofrenda, en la mirada limpia de la infancia que esconde sin saberlo la de todos sus ancestros.

LONJA, MISTERI, FALLES UNESCO